lunes

EL CÓDIGO DE AON

Aclaración: El presente texto y el anterior se publican por pedido de los lectores del por ahora desaparecido Concepto DFyD. Sepan disculpar lo autorreferencial.



El Código de Aon
por el Comando Mocho
Ciudad de DFyD, mayo de 2176
Ref.: EL Código de Aon

Sr. Procurador:
S / D
De mi mayor consideración:

De acuerdo a lo encomendado cumplo en elevar la investigación sobre “El Código de Aon” que esta Comisión efectuara.
Lamentablemente debo informarle que la ausencia de documentación no permitió que se develaran todas las incógnitas sobre su contenido y su autor.
Relatos orales, grafittis en los baños y secretos dichos a media voz es lo único que mi personal pudo obtener.
Sin perjuicio de lo expuesto, a continuación adjunto nuestras magras conclusiones.

Atentamente.
Gustavo Lapolla III - Comisionado.

1. PRELIMINARES

Martín Aon (el apellido es el materno. Más adelante se consignará porqué el nombrado lo adoptó como alias) nació en las postrimerías del siglo XX y desapareció sin pena ni gloria en el ocaso del siglo siguiente.

Pocas precisiones existen de su vida, además de las consignadas en su dudosa biografía (que se publica más abajo).
Es mentado que Martín se autoproclamaba como escritor y líder espiritual; sin embargo varias crónicas orales coinciden en que sus únicas destrezas fueron las de huésped.

En su fingido papel de artista le gustaba hacerse el bohemio en los cafetines de la ex Patagonia Argentina –destino temporal de su destierro-, sosteniendo a los gritos que él vivía la vida artística de acuerdo a dos principios de su autoría. Uno sentenciaba que “EL ARTISTA DEBE ROMPER LA REGLAS”, el segundo dictaminaba: “EL ARTISTA SIEMPRE DEBE CAMINAR POR EL BORDE DE LA CORNISA”.

Es justo señalar en este informe que en verdad todo su trabajo –aunque roñoso, breve y fútil- se ciñó estrictamente a ambas máximas.

Efectivamente Martín rompió las reglas. Todas las reglas de la gramática y la ortografía, prodigándose en la abolición de la hache (H) y las eses (S) finales.

Fue un paladín en la sustitución de la C por la S y un cultor de la supresión de acentos incomodantes y diéresis inoportunas.

En un honesto acto de justicia también corresponde reconocer que Aon ciertamente vivió de acuerdo a su segundo principio, transitando por la orilla del precipicio, siempre arriesgando, siempre al borde. Al borde del buen gusto y de perder los pleitos entablados por escritores a los que saqueó concienzudamente.

De nuestra investigación surge que se destacó en el uso del comando CTRL + C copiando frases primero y luego páginas completas de cuanto escrito consideró que se le podría haber ocurrido a él mismo. Un poquito de Cortázar por acá, unas frases de Soriano por allá, una paginita de Bucay y sus saqueados por acullá.

Como dijéramos, prácticamente no existen datos fidedignos sobre su historial.

Hay quien dice que fue parquero en un club de tenis y vendedor de panchos por la noche. Otros no dudan en afirmar que instaló teléfonos en el sur de su país, haciendo lo propio con inodoros en barrios hostiles de su ciudad. Algunos sostienen que derrochó su saber oficiando de pelacables en diversos proyectos de escasa monta. Pero se cree más en la leyenda que declara que amasó una fortuna como Mago falible y la malgastó en la compraventa de automotores.

Unos enterados narran que destruyó la casa materna en un acceso de ocio creativo. Luego la reconstruyó al solo efecto de hipotecar el inmueble.

En un magnánimo gesto de generosidad dejó que otro cancelara el gravamen.

En honor a su progenitora y para envidia de los vecinos, construyó una avenida de dos carriles (que llevó su nombre) que recorría toda la longitud del hogar materno, conectando la vereda con el hall de entrada. De este modo se facilitó el acceso a la propiedad en un tiempo de 28 segundos; ello si no era detenido en el trayecto por uno de los dos estratégicos semáforos que instaló para poder hacer trucos de magia durante la luz roja y ganarse una propina de parte del recién llegado.
Varios coterráneos comentaron que tomó los apodos con que lo nombraban las señoritas de mala nota y con ellos bautizó una primera versión electrónica de sus escritos: Dragón (porque le salía fuego por el culo), Fantasma (porque a la hora de saldar una cuenta no se lo veía) y Duende (porque en realidad no era más que un alma en pena).

Tanto para evitar el oprobio a su familia como para desorientar a los acreedores, comenzó a ocultarse tras el alias de Martín Aon; hecho corroborado por las múltiples entradas que se aprecian en las libretas del carnicero y del dueño del bar.

2. EL CÓDIGO OBJETO DE LA PRESENTE.


A ciencia cierta pudo determinarse que el muy hijo de puta escribió su propia versión de las Sagradas escrituras.

Tamaño sacrilegio sólo se ve opacado por la segunda de sus hazañitas: en estos evangelios falsificados el propio martín se sitúa como protagonistas principal, en uno de sus gestos egocéntricos más destacados.

Así como Don Verídico en su época de gloria, o Manuel Mandeb en la plenitud de sus facultades, Aon pretendió – pero mediante literatura de dos pesos- ser el cronista de su era.
Este gesto altruista, este noble propósito narrativo sólo escondió el oscuro afán de perpetuarse indecorosamente como el objeto de adoración de un nuevo culto creado por su mente afiebrada en colaboración con su alma ruin.

Hay quien jura que a estos efectos dejó registrados un puñado de libelos infamantes plagados de textos autoreferenciales, con elogios a sus propias y dudosas virtudes.

Los folletines en los que se sentaban las bases de su nueva pseudo doctrina abundaban en citas vanidosas, extendiéndose en una hartura de oraciones trilladas en las que se dedicaba a endiosarse sin ningún pudor.

Aparentemente Aon fue un fanático acérrimo de la tecnología y el ocio; y se dice que para editar su Biblia eligió el ingenioso eslogan “Una imagen vale más que mil palabras” y por lo tanto su pasquín –con contenido de alto voltaje erótico- ilustraba las enseñanzas del culto mediante fotografías que pretendías iluminar a las masas hambrientas de pan espiritual.

Sus detractores en cambio, señalan que las láminas servían al único propósito de ahorrarle trabajo a su pluma miserable.

Este mezquino infame –dándose aires de misterioso- ventiló sus ignominiosas revistuchas bajo el nombre de El Código de Aon.

Se rumorea que el Código… establecía que sus feligreses debían adorarlo bajo la advocación de Capo, Chiquitodopoderoso o Tongochudo indistintamente.

Presuntamente el compendio detallaba una serie de normas heréticas que tenían por único objeto el de divinizar a su autor.

No existen pruebas que respalden la existencia de mensajes encriptados en los escritos blasfemos, por el contrario las evidencias indican que el autor bautizó de esa manera su afrentoso álbum en un ataque de envidia hacia su contemporáneo Dan Brown, quién sí obtuvo algún rédito monetario con su libro El Código Da Vinci (rédito que no le alcanzó para ganarse el respeto de su época, ni de otras).

Para beneficio de los incautos y para desgracia de esta investigación, los manuscritos originales de Aon –el Mesías Adulterado- fueron concienzudamente quemados en un acto público por un grupo de ex novias en un ataque de despecho y justicia.

Una minuciosa criba por varias bibliotecas de papel impreso que aun sobreviven nos permitió obtener algunas copias de unos escasos fragmentos de El Código…, que escaparon a la pira.
Dicha documentación es adjuntada en el…

---- ---- ---- ----

NOTA: El informe finaliza abruptamente acá, sin que la documentación haya aparecido jamás.
En el fondo del sobre lacrado, en el que llegó el informe firmado por Gustavo Lapolla III, encontramos un diminuto fragmento de un Perito Grafólogo que presuntamente analizaba una esquela escrita por Aon a su hermano, el único que siguió tratándolo con los años. Transcribimos la conclusión:

“…Asimismo, el uso de la sangría en la primera línea del párrafo denota una frialdad exasperante, puesto que utiliza el formato de una carta comercial para vincularse con sus familiares. Respecto a la repetición del trazo que sobresale en la base de las letras D mayúsculas (línea de fuga hacia la izquierda), su constante aparición nos permite aseverar que el autor del texto fue un individuo con tendencia a las personalidades múltiples, al abuso de poder, a la manipulación, a la ingesta desmedida se salamín picado fino y a la flatulencia traicionera…”

CONCEPTO DFyD

27 Comentaron sin empacho:

eMe dijo...

Jajajaj muy bueno Martín... muy bueno!!!

IRENE dijo...

Defiendo a ultranza el Codigo. Yo jamas pongo acento ni dieresis. Deberia suprimirse, anularse, desecharse, o simplemente cagarse en ellos.
Si Aon es degustador compulsivo de salamin picado fino, aca tiene una seguidora acerrima, inclusive puede soportar las flatulencias traicioneras, con tal de escuchar sus maximas.

Martín Aon dijo...

EME gracias pero... se rie de mi? lo bien que hace.
Ya que la tengo acá a tiro le pregunto: ¿se arregla con una paloma mensajera?

IRENE lo suyo es un apostolado.
Tenga en cuenta que esto fue escrito para destruírme. No crea en todo lo que dicen por ahí de mi.
Igual, la espero a comer unos buenos salamines.
Un abrazo, Irene.

principio de incertidumbre dijo...

no es relacionado al post. pero qué buena imagen blogger. ¡aguante gregory house!

Me mató que escribieras comisionado. yo siempre la tuve como palabra de comic. Más específicamente de batman (mi héroe preferido).

Tampoco nada que ver, pero qué desperdicio Audrey Tatou en la película del libro (código...).

Buen post.

Anita dijo...

No sé si es la hora o realmente no entendí NADA.
TEngo sueño, me duele la cabeza, estoy cansada y no quiero ir a trabajar.
Doctor, necesito q cambie mi pastillita x favor.

Una vez, no hace mucho (el mes pasado) recibo un sms del q dice q es mi conyuge, preguntandome como tenia q hacer para poner la dieresis, ya q el teclado donde estaba no lo encontraba. Mi primera respuesta fue: DIERESIS??? Y ESO CON QUÉ SE COME????, a los 30 segundos recibo otro sms con la respuesta: los 2 puntitos de la u. Yo: ah! eso, alt 129

Doc, le cuento una pequeña anécdota de recien, voy a prepararme mi capuccino, abro la alacena, sin mirar extiendo mi brazo y agarro algo q supuestamente es el frasco del capu, cuando estoy por meter volcar el contenido en mi taza ( todo esto mirando para otro lado) me doy cuenta q no era el frasco del capuccino, era el frasco del provenzal deshidratado, por eso le digo q cambie mi medicación xfis.
Perdón por el papiro este.

Besotes....

IRENE dijo...

jajajaa Don Aon. ud me fascina!!

Yo creo q ud es un gran hombre, estoy convencida, pero la envidia ajena puede mas y estan tratando de borrarlo del mundo. La vida de los genios es asi. Pero como soy su seguidora, nadie podra convencerme asi nomas. Eso si, con un buen par de salamines, arreglamos. Cuando guste, mi amigo!

Eros dijo...

Investigacion digna del History channel...en el Infinito hubieran dicho q era marciano Aon...
Por lo q entendi, mas q una biblia se mando un kamasutra...pero no lo culpo, a mi tambien me encantaria verme en un kamasutra...
Lo felicito Martín, bien o mal pero hablan de usted!

babylonia dijo...

AJAJAJAJAJAJJJ!!! Me quedo con las dos últimas palabras: flarulencia traicionera...me acordé de G.Alfano y el bolú de M.Alé...y sus peditos al unísono...

kiradakash dijo...

hola martín,paso a saludarte soy ciudadana de bloguetia hace mucho pero estoy perdida. muy bueno el post y muy gracioso.besos.

Elena dijo...

¿Qué sería de la humanidad sin la existencia del Reverentísimo Comando Mocho, que difunde estas verdades como puños, sin las cuales nuestra sociedad literaria estaría llena de alimañas como ese Aón?

Martín Aon dijo...

LORENA (PdI)... Me negué a leer el libro (el código Da bla bla) pero no pude evitar ver la película, únicamente por Audrey Tatou.
Así como no puedo ni quiero evitar ver Dr. House. Es buenísimo.
Gracias, querida Lorena por venirse hasta acá. ¿Cómo anda Bahía con las cenizas?

PACIENTE ANITA, su turno.
¿Cómo la pasó en la sala de espera? ¿Leyó alguna revista de chismes? Bueno, pase. Veamos su caso.
Lo suyo me recuerda a la despistada mamá de un amigo mío, que cuando llegaron visitas ofreció mate y lo preparó íntegramente con orégano. Un asco.
Ojo, no crea, Anita, que esta anécdota casi familiar que le cuento nos hace olvidar de su mal.
Vamos a probar una semana con estas otras pastillas, cuidado que son un poco más fuertes. No las tome con el estómago ni la cabez vacía; debe comer y leer antes de cada dosis.
Trate de evitar estos días la música electrónica y los viajes en colectivo.
Si esto no sirve, Anita, deberemos atacar el problema con más firmeza (no se descarta el chaleco de fuerza incluso).
Ahora vaya, tómese un te y descanse.
Gracias por su visita. Lo de hoy es sin cargo.
Dr. House

AMIGA IRENE ojo que no sólo de salamín picado fino y grueso se vive; hay que adjuntarle unas papas fritas, dos o tres quesos distintos y, fundamentalmente, algunas botellas de Gancia con su respectivo hielo y limón. Así si.

EROS bienvenido a esta choza virtual de palabras, que por momentos es consultorio del Dr. House, cuando no una peluquería (según Irene).
Venga cuando quiera a leer, a cortarse el pelo o a atenderse con el Doc.
Lo del Kamasutra todavía no se implementó. Pero es una posibilidad.

BABYLONIA no sabía lo del dúo de Alfano-Alé y creo que hubiera podido seguir viviendo sin saberlo. No me caen bien. Es como el dúo de Adriana Aguirre y el marido, vio? Impresentables.
Gracias por pasar, Doña Baby.

KIRADAKASH (espero haberlo escrito bien... ¿qué significa?)
Bienvenida entonces. Si es habitante de la República ya empieza con el pie derecho. Acá hacemos promociones especiales con descuentos y regalos a todos los Bloguetianos. ¿Usted está tan demente como los demás o peor?
No me defraude y dígame que está peor.
Siéntase en su casa (y limpie si quiere, eso no molesta).
Saludos.

ADMIRADA ELENA mejor no me los nombre a esos; con Salem todavía no sabemos qué hacer con ellos. Hemos creado un ente que nos aniquilará.
Ya que la cruzo por acá le pregunto: ¿en qué quedó eso de tener su libro? el 26 es mi cumpleaños, así que si quiere me lo hace llegar para esa fecha; qué mejor regalo para mi que leerla.
Un beso y un abrazo para usted, que es la única que me llama Mago.

elastichica dijo...

Monsieur Aon - como si nos conocieramos... yo también morí con lo del comisionado. (No sé si conocés una frase de la peli "Jerry Maguire" donde Renne dice "You had me at hello"? Yo te tendría que decir "You had me at comisionado...

volveré pronto...

Martín Aon dijo...

ELESTICHICA no conozco la frase, no.
A mí comisionado me sonó a Super agente 86.
Muchas gracias por estirarse hasta acá.

Anita dijo...

Tengo unos conocidos en Tandil q preparan unas tablas de salames y quesos q son extraordinarias.
Ah! no sabia q tambien es una peluqueria, como estoy con poco tiempo para ir a la pelu, aca aprovecharia para ver al Doc y teñirme y porque no hacerme un corte nuevo...ah! manicura tiene por aca???ASi mato varios pajaros de un tiro,vio.

Beshotes Doc...ud me inquieta.

mi despertar dijo...

Me dejaste pensando.
Bueno debe de ser porque yo también soy de Mardel..........

Siberia dijo...

Esta noche he entrado en su blog y me encuentro con dos entradas nuevas. Casi sin pensarlo – creo que ya se ha convertido en algo mecánico – imprimo los textos. Luego me preparo un café, me los llevo a cama – demasiado tarde para el sofá – me acomodo en mis grandes almohadones y empiezo a leer.
Lo primero que me sorprende es que, por primera vez desde hace un tiempo – el tiempo en que le leí a usted precisamente – me concentro en la lectura, cosa que últimamente no consigo, sea quien sea el autor – se lo aseguro - pues cada vez que lo intento, al cabo de unas líneas mi mente se va a dónde siempre va y cuando me doy cuenta no sé que he leído.
Pero creo que lo mejor ha sido cuando sus escritos me han hecho reír. Y eso sí que es algo que nadie – excepto Blanca que está loca como un cencerro – consigue de mí en estos días un tanto turbadores.
Por eso no me importa repetirle una vez más que usted es sin duda un magnífico escritor. Estoy convencida de ello.

Steki dijo...

Hola Martín!
Mirá no entiendo un carancho qué son esas siglas pero no importa, creo que no moriré.
Vine porque me fascina el Dr. House y te leí en lo de mi amigo Adal.
Una vecina mía tien un perro que se llama Aón... será pariente tuyo?
Veo un grave conflicto con las reglas de ortografía por aquí.
Justo que yo que trabajo como correctora!
Bueno, no importa, quería dejarte un saludito.
BACI, STEKI.

principio de incertidumbre dijo...

no son tan notorias las cenizas (todavía).
Igual, miedo tengo.



Soy alérgica.


Eh, post nuevo, martín, queremos uno nuevo.

;)

IRENE dijo...

Paso a saludar Amiguete Aon. mire como lo siguen jajajaa. Dese vuelta cuando salga de su casa.
Besos.

Martín Aon dijo...

ANITA no se inquiete, no es para tanto.
Dígales a los tandilenses que pueden enviar sus productos cuando gusten, así vamos picando algo acá mientras charlamos.
Veo que está muy coqueta. Venga que va a quedar como nueva.

MI DESPERTAR, no está nada mal quedarse pensando; si fui el culpable de ello le agradezco el halago, junto con la visita.
Mar del Plata tiene algo raro que hace que uno la odie y la ame.


QUERIDA SIBERIA, saber cómo me lee (eso del ritual) me produce una suma de gratitud y emoción que hacen que no sepa qué decir. Probaré con el trillado "muchas gracias de corazón" pero sé que es poco.


STEKI, bienvenida.
Le voy a certificar algo: soy pariente del perro de su vecina, no cabe duda. Si presta atención a mis escritos eso salta a la vista.
Como correctora usted debería clausurar mi blog, lo sé. Pero hágame precio, qué le cuesta.
Gracias por su saludo y su visita. Vuelva cuando quiera.


LORENA, acá hay algo de cenizas en el aire, no mucho. Igual, con este tema, aprovecho y no lavo el auto.
En cuanto a lo de post nuevo, bueno muchacha, ya voy... es que estos días estoy cambiando la PC así que primero lo primero.
Me alegra tanto saber que me visita.

AMIGA IRENE peor es que me persigan. Ahí Anita se ofreció a pagar lo servicios del Dr. House con salamines de Tandil. Cuando lleguen le aviso; usted tiene prioridad en la picada.

Steki dijo...

Tiene razón amigo, trataré de leerlo con detenimiento.
Me disculpo.
El tema es que estoy todavía sin teléfono en mi casa y sin internet así que 2 horas en un cyber se me pasan así: pst!
No tema, no vendré a corregirlo, le aseguro.
BACI, STEKI.

Martín Aon dijo...

STEKI no debe disculparse. Lo que quise decir es que si lee detenidamente mis textos se dará cuenta que soy un perro, pariente del de su amiga.

tan versátil como acústica dijo...

las diéresis son un dolor de cabeza, es cierto, pero me da verguensa avmitirlo.

Fran dijo...

Me gusta mal la gioconda partida en dos (?)

IRENE dijo...

q tal don Aon, com le va? como lo trata el sabado? espero q bien..
bueno, me voy a hacer unos mandados..esto de pensar TODOS los dias q va a cocinar uno, me tiene decididamente podrida.

Aon Aon...q grande sos
Mi escritor, cuanto vales..
Aon Aon gran campeon..
sos el primer gran narrador!!

Martín Aon dijo...

TAN VERSÁTIL COMO ACÚSTICA, usted sí que sabe cómo expresarse.
Gracias por venir hasta acá.

FRAN, en lo personal, prefiero a otras más interesantes para cercenar el medio o en múltiplos de dos (?).
Se agradece la visita y el comentario.

AMIGA IRENE, no tiene que cocinar tanto; a mi me alcanza con una buena picada, como ya hemos dicho, y el resto de los días recurrimos a la rotisería.
Y respecto a su canción aónica... bueno, creo que debería pedir un turno con el Dr. House.
Un beso grande, Irene.

Blanca dijo...

No sé que pensar.¿ Y si el Señor Lapolla tiene razón eh.?

¿Y si es verdad que eres un mago y nos tienes el coco comido?